La saga Rompe Ralph (Wreck-it Ralph) está inspirada en un juego de arcade que incorpora reflexiones cada vez más profundas y presentes en nuestro día a día. Actualmente, los dispositivos electrónicos son la principal vía de diversión para muchos de los más pequeños. Por ello, esta saga que explora el mundo de los videojuegos, de sobra conocido pero poco tratado en la gran pantalla, es ideal para verla en familia ya que absolutamente todo lo que ocurre es expresado dentro de un ambiente cómico.

 

Wreck-it Ralph, lanzada en 2012 y dirigida por Rich Moore es la primera película que profundiza en el tema de los videojuegos. Una película Disney que focaliza al personaje principal, Ralph, como un auténtico villano. De este modo, él mismo decide aventurarse en otros videojuegos para demostrar al mundo que él también puede ser un héroe. La película nos introduce en un mundo virtual que remarca el conflicto entre realidad y ficción a través del metalenguaje. Un estilo directo al espectador con preguntas en primera persona que incitan a reflexionar. Ralph y ciertos personajes de su alrededor, principalmente Vanellope, enseñan valores tradicionales e imprescindibles que se unen directamente con la realidad del mundo actual, la importancia del agradecimiento, la confianza dentro del mundo internauta y el poder la amistad.

 

Seis años mas tarde. En 2018, se lanzó Ralph Breaks the Internet. Una excelente secuela que retoma la historia de Ralph y Vanellope para ofrecer una divertida y emocionante aventura con nuevos elementos visuales que dan mucho juego y que conectan perfectamente como una prolongación natural del mensaje que transmitió la primera película. Aunque parece que el argumento va a ser repetitivo, eso nunca sucede ya que, esta vez, el enfoque de los protagonistas cambia por completo y nos vuelve a mostrar la toxicidad del héroe. Ralph y Vanellope llevan seis años haciendo lo mismo, han caído en la rutina, hasta que Ralph crea una nueva pista para paliar su aburrimiento y que acaba descomponiendo el popular juego de su amiga. Ahora, los personajes azucarados de Sugar Rush ya no tienen hogar y estos héroes tendrán que adentrarse en el desconocido mundo de Internet para reparar el juego y regresar a las pistas de Sugar Rush que tanto disfrutan. El problema ahora es, sin embargo, que Vanellope tal vez no quiera regresar a una rutina de ensueño que a Ralph tanto le había costado conseguir.

La saga no solo está llena de alusiones al mundo online, las cuales se muestran a través de personajes y bromas, sino que también roza los límites de una realidad paralela muy presente en nuestros días. Si os apetece pasar un rato súper divertido y profundizar en el sentido que da la película sobre el mundo online… ¡es absolutamente perfecta!