Como ya habéis visto por las redes, Mia ha empezado a acudir a clases de inglés en Kids&Us. La verdad es que desde antes de que naciera teníamos muy claro que el inglés iba a ser uno de los idiomas que queríamos que hablase, así que cuando supimos que en este centro daban clases para niños de 1 año en adelante decidimos informarnos. A mí, como Filóloga Inglesa, me gustaría hablarle a mi hija en inglés pero luego en el día a día, al no ser mi lengua materna, me resulta difícil integrarlo.

En la primera entrevista que tuvimos para conocer el centro nos explicaron cómo se desarrollaban las clases, la metodología que utilizan y cómo se iniciaba a los peques en el proceso de aprendizaje. Así, a grandes rasgos, os puedo comentar que se trata de recrear situaciones cotidianas, a través de unos personajes muy divertidos con los que los niños se sienten identificados. 

Asimismo, pudimos conocer las instalaciones y profesores del centro. Seguro que a vosotras os pasa, como a mí, que enseguida notas quien le “gusta” a tu hijo y quien no. Pues vi a Mia en todo momento muy alegre con cada profe que se le iba acercando así como en el mismo centro pues está muy cuidada su estética infantil y alegre; todo lleno de colores y estímulos para despertar los sentidos de los peques. Deciros que nada más entrar noté que le hacía mucha ilusión estar ahí. Así que después de estas impresiones, y el hecho de que  durante unos meses el niño pueda asistir a clase con un papá, decidimos apuntar a Mia a Kids&Us.

 

La primera clase en el centro fue una sorpresa para mí. La profe solo habla en inglés con los niños y los papás; y Mia entendía perfectamente todo lo que le iba diciendo. Siempre le digo que tire besos y cuando se lo pidió la profe enseguida reaccionó tirando uno. Te das cuenta que son una esponja y que están dispuestos a aprender todo. La clase transcurrió muy divertida con juegos, canciones, cajas sorpresa, pompas de jabón y Mousy. La verdad que la actitud de Mia me sorprendió mucho y en todo momento se mostró muy atenta, ya que al ser tan pequeños cambian de actividad dentro de la clase a menudo para que no se distraigan… Ya sabéis como son.

Así que estoy todas las semanas deseando que llegue el día de clase para irnos juntas y disfrutar de nuestro ratito aprendiendo inglés. 

Os iré contando todos los meses como va Mia avanzando en la lengua de Shakespeare. Todavía es muy pequeñita para hablar aunque no para ir adquiriendo de manera natural los sonidos, expresiones y en sí ir familiarizándose con una lengua.