La llegada de Papá Noel es, sin duda, uno de los momentos más esperados por los pequeños (y no tan pequeños) habitantes de la casa. Todo un año esperando su aparición, portándose bien y escribiendo la carta estos días para recibir sus regalos la mañana de Navidad son momentos realmente emocionantes para los niños.

Sin embargo, Papá Noel no visita todas las casas, sino que otros personajes son los que acuden a ver a los niños alrededor del mundo. A pesar de no ser Santa, su llegada se espera con la misma ilusión. A continuación os explicamos quiénes son algunos de estos compañeros de Papá Noel en estas fechas.

En el País Vasco, se espera con muchas ganas al Olentzero, un carbonero muy animado que lleva regalos a los niños de la zona. Otro carbonero que viene de las montañas, llamado Apalpador, es el encargado de visitar a los niños gallegos, más concretamente a los de la zona Este. Este simpático personaje comprueba las barrigas de los pequeños, para verificar si han comido bien. Además de regalos, es habitual que les deje castañas. Hay muchas canciones que se interpretan para advertir a los pequeños de la llegada próxima del Apalpador y de la necesidad de que se vayan a la cama lo antes posible.

En Cataluña, un tronco de madera es el auténtico protagonista de estas fechas. Se trata de un elemento mágico que se llama Tió al que tienen que cuidar con atención, ya que lo alimentan y lo tapan con una manta. Durante el día de Navidad, toda la familia le canta canciones para que, a cambio, el Tió les entregue sus regalos que caen directamente desde su interior. En algunas localidades aragonesas, también realizan esta tradición navideña.

 

La celebración de Las Posadas es muy esperada en México, aunque se ha extendido a otros países de la zona también. Los niños golpean una piñata hasta que consiguen romperla y descubrir qué contiene en su interior. Mientras los pequeños recogen los dulces navideños que suele haber dentro, se ameniza el día con música y celebraciones.

Befana es la encargada de entregar los regalos en Italia. Esta amable anciana visita a los niños italianos el 5 de enero. Aparece en sus casas con una escoba. La leyenda dice que, hace muchos años, los tres Reyes Magos se perdieron durante su viaje y preguntaron a esta anciana como llegar a su destino. Befana se equivocó con las direcciones, por lo que los reyes se perdieron y, por eso, Befana acudió en el primer mes del año a las casas italianas.

 

Japón marca una gran diferencia respecto a cómo celebran la Navidad, ya que se pasa en pareja. En este país, el día 24 de diciembre es el día de los enamorados. Los más pequeños tienen que esperar al día 1 de enero para recibir sus regalos.

En Australia, también llegan los regalos el día de Navidad y es el mismo Santa el encargado de llevarlos. De todas formas, Papá Noel deja atrás sus ropas de abrigo y llega a las casas australianas con ganas de ponerse el bañador. El día 25 de diciembre es pleno verano en este país y las familias suelen reunirse para celebrarlo en la playa. Una de las más famosas, la de Bondi en Sídney, recibe a miles de australianos, que pasan el día tomando el sol y surfeando.