Después de haberse demorado mucho, al fin ha llegado el frio, acompañado de la lluvia. No tenemos que ponernos tristes porque esta época del año también tiene su encanto y… ¿a quién no le gusta tener una excusa para celebrar una fiesta y pasarlo en grande con sus familiares y amigos? Pues estáis de suerte porque ya no queda nada para Halloween.

Os proponemos varias actividades para que paséis una noche terrorífica, llena de risas y algún que otro susto.

Lo ideal sería que pudierais celebrar esta fiesta en una casa. No tiene que ser como la de las películas, lo importante es tener un sitio donde organizar el evento y acordarse de invitar a las personas que queréis que disfruten vosotros. ¿Os habéis acordado de mandar las invitaciones? Si todavía no lo habéis hecho aquí os dejamos algún ejemplo para que vuestros invitados lo tengan todo muy claro.

Invitaciones de Halloween

   

El requisito indispensable es ir disfrazado y si tenéis tiempo e imaginación, que sea algo elaborado por vosotros mismos.

Pero… ¿vais a ir con un disfraz genial y sin maquillar? No os preocupéis, en la fiesta de Halloween nunca puede faltar alguien con habilidades artísticas para realizar pintacaras, no tiene que ser algo muy complicado, pero sí tiene que complementar vuestro disfraz y el de vuestros invitados. Os dejamos algún ejemplo rápido y sencillo que podéis practicar:

   

                                           

 

¡Ahora ya estaréis todos listos!

Ha llegado el momento de pasarlo bien. Para que los invitados no se aburran en vuestra fiesta es importante que tengáis algunos juegos preparados, pero lo ideal sería pensar en actividades con la temática de Halloween, pueden ser algunas a las que ya hayáis jugado en el cole o en campamentos, pero con el toque terrorífico y escalofriante que aporta esta fiesta.

Os proponemos algunas ideas con las que lo pasaréis de miedo y vuestros invitados solo querrán quedarse más rato:

  1. Bingo de Halloween

¿Quién no ha jugado alguna vez al bingo? Seguro que en el cole o en la academia de inglés ya habéis aprendido un montón de vocabulario sobre Halloween, éste es el mejor juego para practicarlo y pasarlo genial. Solo necesitaréis seleccionar algunas imágenes de brujas, fantasmas, calabazas, casas de miedo, cementerios, murciélagos, etc. o buscar modelos en internet. Una vez seleccionados, imprimid varias copias teniendo en cuenta el número de invitados. Cuando cada invitado tenga su “cartón de bingo” un niño o familiar irá diciendo las palabras que quiera hasta que el ganador será aquel que consiga tener el bingo completo. Por cada casilla seleccionada habrá que poner un caramelo y así será más fácil llevar la cuenta.

  1. Laboratorio espeluznante

Para los que seáis más mayores, os proponemos una prueba en la que tendréis que colocar varios recipientes con elementos que simulen partes del cuerpo: uvas peladas (ojos), espaguetis cocinados y enfriados con un poco de aceite (intestinos), bolsitas de té mojadas y frías (corazones), zanahorias peladas (dedos), cáscaras de pepitas (uñas de dedos), gelatina (hígado), trozos de tiza (dientes), trozos de piel de naranja (lenguas), pan remojado en agua (músculos)

Colocad los recipientes en la mesa, apagad la luz, encended unas velas y poned en vuestro móvil o tablet sonidos terroríficos. Tendréis que vendarles los ojos a los invitados y ellos tendrán que identificar los objetos que hay en el laboratorio.

  1. En busca de las arañas.

Para los más pequeños siempre podéis jugar a esconder objetos por la casa y que con las linternas y todos juntos tengan que encontrarlos para conseguir caramelos. Podéis comprar arañas de juguete o cualquier otro objeto que lo haga más ´terrorífico´.

Y después de llevar un rato jugando… ¡toca llenar el estómago! Impresionaréis a vuestros invitados con recetas monstruosas, divertidas y riquísimas. Además, no necesitaréis mucho tiempo para elaborarlas.

Escobas de bruja con tranchetes de queso, palitos de pan para el mango de la escoba y zanahoria o cualquier otra cosa que sirva para unirlo; sándwiches tumba con pan bimbo, rellenos de jamón y queso con un toque de tomate para hacer la cruz y murciélagos de doritos para las alas, queso babybel para el cuerpo y aceitunas para los ojos.

      

Para terminar la fiesta, poned un poco de música y organizad un desfile de disfraces, os reiréis un montón y podréis elegir al más original y el que más miedo os dé.

Esperamos que con estas ideas no dudéis en celebrar vuestra propia fiesta de Halloween, seguro que conseguís que vuestros invitados quieran volver al año que viene.

¡Que paséis una noche de miedo!

 

 

 

Alba Pérez García