Después del verano, por fin llegó el primer día… Cuánto cuesta empezar de nuevo con la rutina, aunque no sabemos a quién les cuesta más la separación, si a los peques o a los papis…
Os vamos a dar “some tips” para que el regreso no sea tan duro.

:: Anticiparse en casa. Muchos de los miedos y las incertidumbres de los niños y niñas que lloran vienen de no saber muy bien qué les espera en las clases.De repente un día ven que su mamá o papá los deja en una clase que no es la de su cole sin saber qué va a pasar o el tiempo que va a estar allí, por eso es muy importante que os anticipéis y habléis con ellos en casa. Podéis ir contándoles que “tal día”  van a ir a Kids&Us, que van a estar un ratito jugando y aprendiendo inglés y que se lo van a pasar muy bien. También podéis hacerlo a modo de cuenta atrás y decir que ya sólo quedan “tantos días” para ir a Kids&Us ¡bieeen!. De esta manera será una cosa muy esperada para ellos, es muy importante que trasmitáis este mensaje con mucho entusiasmo para transferirles vuestra positividad. También es fundamental que ellos sepan que sólo van a estar un ratito cortito, algunos se impacientan al final de la clase porque les parece que se van a tener que quedar tanto rato como en el cole y quieren irse con papá o mamá. Cuando ellos preguntan por vosotros en clase una de mis respuestas es que estáis haciendo cosas aburridas mientras ellos se lo pasan bien en Kids&Us, este es un argumento que también os puede funcionar.

:: Despedirse de ellos en la fila, no entrar con ellos. Muchos niñ@s lloriquean y tiran de sus padres para que los acompañen y entren a clase con ellos, es muy importante que no lo consigan porque, aunque parezca que en ese momento va a funcionar y vais a poder salir a los diez minutos, volverán a llorar cuando os vayáis y querrán salir de la clase interrumpiendo la dinámica de la misma. Además si esto les funciona el primer día, será algo que intentarán repetir a lo largo de las semanas.

:: Nunca empujarlos dentro de la clase y cerrar la puerta. En algunos casos de desesperación he visto como algún papá o mamá abría la puerta y hacía pasar a su hij@ volviendo a cerrarla inmediatamente. Es mejor no llegar a estos extremos porque los niños se sienten traicionados y lo que hacen inmediatamente es intentar abrir la puerta para salir corriendo detrás de papá o mamá. Si tenéis algún caso extremo de este tipo es mejor que intentéis llegar un poco antes y que pase a clase con su profesor/a . El/ella se encargará de enseñarle la clase y los materiales y tenerlo entretenido para que poco a poco y con mucho cariño se vaya acostumbrando a estar allí.

Después de esto, deciros que los peques se acostumbran mucho antes de lo que os imagináis a la rutina… y que lo más importante y gratificante es la cara de felicidad con la que salen de la clase.
Marta Blasco, teacher at Kids&Us Zaragoza