La Navidad ya está en todas partes. Aunque no estamos todavía a mitad de diciembre, el espíritu navideño inunda todos los lugares y la decoración nos recuerda de forma continua que esta época del año se acerca. Las navidades son sinónimo de celebración, familia, amigos y vacaciones. Pero también es sinónimo de muchos excesos, no solo por los regalos, sino también por las grandes comilonas que tenemos durante este periodo del año. Las comidas y cenas de trabajo, de fiestas del colegio, familiares, encuentros y otras reuniones pasan factura a nuestro estómago. Es cierto que es muy difícil resistirse a los manjares que llenan las mesas estos días. Los dulces navideños también nos llaman demasiado. ¿Cómo decir que no a un trozo de turrón o un polvorón? Como muchos dicen, hay que aprovechar en estas fechas, ya que no están disponibles el resto del año.

Para intentar compensar los atracones que, antes o después, todos nos damos durante las vacaciones de Navidad, os dejamos algunas recetas fáciles de hacer en familia. Así, podéis pasar un rato divertido cocinando con vuestros peques y, además, hacer que vuestra mesa luzca totalmente navideña. ¡Con muy pocos ingredientes podréis tener unos platos al más puro estilo Christmas Chef! No esperéis más, coged los delantales y… ¡a cocinar!

Árbol de Navidad con fruta

Los únicos ingredientes que necesitamos son kiwis y frutos rojos para decorar (fresas, arándanos, moras o frambuesas). Cortamos los kiwis a rodajas y los colocamos en un plato dándole forma de árbol. El resto de frutas se ponen alrededor para simular las bolas del árbol. No te olvides de situar una en la parte de arriba como si fuera la estrella. Si no os gusta el kiwi, podéis sustituirlo por uvas verdes. El resultado será igual de vistoso y bueno.

Botas de Papá Noel

Papá Noel es uno de los personajes más esperados en estas fechas, por lo que no podía faltar una receta dedicada a él. Unas salchichas se transformarán en las botas de Santa Claus. Una vez hervidas, hay que cortarlas en dos trozos que colocaremos en una brocheta. Para decorarlas, un poco de queso de untar, trozos de pimientos y perejil (o la especia que vosotros elijáis) harán el trabajo.

Reno de arroz

Si tenemos a Papá Noel en la mesa, sus fieles renos no podían faltar. Un tazón de arroz blanco hervido se transformará en la cara de Rudolph. Unas salchichas recortadas harán de cuernos. Por su parte, unas olivas negras y un trozo de tomate dibujarán la cara de nuestro reno particular.

Abeto con quesitos

Los típicos quesitos en forma de triángulo darán forma a estos árboles que harán las veces de aperitivo. Simplemente tenéis que pinchar un palito de pan (picos o pretzel) en el quesito, después rebozarlo en brócoli rallado para que tenga color verde. A continuación, colocad cuadrados de pimiento rojo para decorar. Un trozo de queso recortado en forma de estrella dará el toque final a este canapé navideño.

Muñecos de nieve

Un sándwich también puede ser muy navideño si recortamos el pan de molde en forma circular de diferentes tamaños para hacer el cuerpo de un muñeco de nieve. Unos lacasitos de colores serán los botones del traje, así como la nariz. Para los ojos, podemos emplear chocolate derretido y, para el gorro, un cono de maíz quedará estupendo. El relleno de este bocadillo tan navideño lo dejamos a vuestra elección. ¡Tanto dulce como salado quedará muy bueno!