15 de diciembre, ya llegó el día… NUESTRO DÍA.

Aunque os parezca mentira antes de acabar el curso tenemos ya reservado el espacio para el siguiente storytime benéfico.

Son ya 7 las ediciones, 6 de ellas benéficas.

Todavía recuerdo el primer storytime de Navidad. Se nos ocurrió la genial idea de merendar con #nuestroslocosbajitos chocolate con churros y luego hacer el storytime.  Por aquel entonces todavía no éramos la gran familia que somos ahora, así que con una sesión teníamos suficiente. Convocamos a todos a las 17 para el chocolate y a las 18 disfrutaríamos del storytime… Pues como siempre, Murphy vino a visitarnos, yo no hacía más que llamar al “churrero” a ver dónde estaba… al final, a las 18 hicimos el storytime pero sin haber merendado… así que a las 20 ahí estábamos, tan felices con nuestro chocolate con churros

El siguiente año ya decidimos intentar recaudar fondos para algún proyecto, siempre local y, por supuesto, que tuviera que ver con niños. Hemos colaborado con La Caridad, con Aspanoa, con “Tras los pasos de Hugo” y con un proyecto a nivel particular. En el 2017 conocimos el proyecto de “por un nuevo cole” de Atades y la verdad es que lo nuestro fue “un flechazo en toda regla”. Hemos tenido la oportunidad de visitar los dos coles que tienen en Zaragoza, de conocer a los peques y al gran equipo humano que hay detrás. Y, por eso, y porque es un proyecto largo y costoso, este año, por primera vez, hemos repetido causa.

El sábado como siempre, fue una mañana de emociones. Algunos de nosotros quedamos a desayunar ya a las 8 de la mañana (que no veáis lo que nos cuesta encontrar una cafetería abierta a esashoras en el centro) y todos empezamos a llegar nerviosos… pero esos nervios son buenos, porque son nervios de ilusión, de ver llegar a #nuestroslocosbajitos y ver a Santa Claus, algunos por primera vez, otros escoltados detrás de los hermanos mayores…  Y tal como decía el sábado, el día que no tengamos esos nervios y esa ilusión tendremos que preocuparnos.  Y así, entre vosotros y yo, os diré que no fui la única que me emocioné y solté alguna lagrimilla que otra.

                                      

Yo, que soy muy perfeccionista, a este año le daría un 9.5, por eso de que siempre hay cosas que se pueden mejorar, pero cada vez menos. El equipo de profes que, cada año es mayor, estaba perfectamente organizado: los actores, los que estaban detrás en vestuario, los que hacían de acomodadores, los ayudantes de Santa, los que no pudieron venir pero estuvieron preparando cosas los meses antes… Todos y cada uno de ellos estaba allí de manera desinteresada. Y detrás de esa gran organización estaban, por supuesto, los coordinadores y directoras… ¡qué haría yo sin todos ellos!

Así que, poco más puedo decir. Gracias al trabajo de todos ellos y, por supuesto, gracias a todos vosotros, que seguís acompañándonos cada año recaudamos 3.010 euros para el proyecto de Atades.

Nunca me cansaré de dar las gracias. See you next year!

Marta Leciñena