Como todos los meses ya sabéis que me gusta contaros los progresos de Mia en sus clases de inglés, y este mes no va ser menos.

Hoy os quería hablar de un hecho que me llama bastante la atención. Se trata de la dinámica en la que Mia está aprendiendo inglés. En mi caso, lo aprendí en un colegio bilingüe y puedo asegurar que el método que siguen en Kids&Us para enseñar inglés es similar al que yo recibí. Por eso no merece la pena hacer una comparación, como reza el título, entre mi forma de aprender inglés y la de mi hija. Así que hablando con El Fotógrafo, y padre de Mia, me comentó que él sí que notaba grandes diferencias entre cómo aprendió inglés y como lo está haciendo la peque.

Así que manos a la obra me puse a indagar en lo que llamamos una enseñanza de idiomas tradicional y el método Kids&Us. Básicamente las diferencias son pocas pero muy importantes.

En primer lugar, una enseñanza tradicional de inglés se centra en la gramática en vez de en la comunicación. ¿Realmente vamos a aprender un idioma sabiendo sus reglas básicas de gramática y ortografía? Está muy bien no tener errores al escribir, está claro, pero lo primero que está aprendiendo Mia en Kids&Us, o cualquier niño en edad más avanzada, es a comunicarse. Mientras aprende a comunicarse hay dos conceptos que sin querer está adquiriendo y que en la enseñanza tradicional tampoco se tienen en cuenta: la entonación y la fonética. ¿Cuántas veces escucháis a alguien hablar en inglés sin aspirar la “H” o pronunciando todas las letras que aparecen en una palabra tal y como sucede con el idioma español? Probablemente esa persona habrá prestado más atención en escribir un inglés correcto y no a pronunciarlo. Esto es un grave error que ha hecho que muchas personas que viajan a países de habla inglesa, por muy bien que escriban o realicen sus ejercicios de gramática a la perfección, se den cuenta que no entienden absolutamente nada cuando un nativo se dirige a ellos.

Otra diferencia y quizás la que más me llama la atención es que en Kids&Us hablan a los bebés en inglés en una velocidad normal. No porque sean más pequeños esta se reduce. Se les habla de manera natural en los distintos contextos que se plantean: el baño, el escondite, la hora de dormir. No se centran directamente en, por ejemplo, “hoy vamos a aprender y memorizar todas la palabras que podemos encontrar en el contexto baño”. Es todo natural y al ser así se interioriza sin darte cuenta.

Antes os hablaba de la entonación, y es que bien es sabido que la entonación de un idioma es parte fundamental para hacerse entender. No puedes hablar inglés entonando en español. Esto es algo que a muchas personas les da vergüenza, como si el entonar en inglés fuera algo ridículo. Por eso, es fundamental poder quitarse esa vergüenza desde bien pequeño, y que mejor que hacerlo en Kid&Us que desde casi antes del primer año (Mia empezó con 10 meses) puedes asimilar todos estos conceptos sin ser consciente de que los estás asimilando.

Espero que os haya gustado el post de hoy y en breves os iré contando más cosas sobre los avances de Mia en la lengua de Shakespeare.